musicaniños

Hoy en día, los padres que desconocen los beneficios de la música pueden dudar de si deberían preocuparse por la educación musical de sus hijos; a continuación se explica lo importante de tal decisión, con base en numerosas investigaciones que prueban que el estudio de la música contribuye al desarrollo del cerebro humano.

La revista “Discover” publicó un artículo donde se comparan imágenes de resonancias magnéticas de los cerebros de músicos académicos, con personas sin entrenamiento musical. De acuerdo al estudio, la preparación muscial promueve el crecimiento del cuerpo calloso, un puente entre los dos hemisferios del cerebro; se encontró que entre los músicos que empezaron a entrenar antes de los siete años, el cuerpo calloso era 10-15% más grueso que los que no eran músicos.

Luego de ocho meses de estudio, la psicóloga Frances Rauscher junto a sus colegas (Rauscher, F.H. et. al, 1997) demuestran que en niños de pre-escolar que tomaban clases de teclado se produjo un 46% de aumento en el coeficiente mental espacio-temporal, una habilidad importante para ciertos tipos de razonamiento matemático. En particular, el temprano entrenamiento musical aparentemente es el que refuerza de mejor manera las conexiones entre las neuronas y hasta conduce al establecimiento de nuevas conexiones. Pero las investigaciones muestran que el entrenamiento musical tiene más que una relación casual con el desarrollo a largo plazo de partes específicas del cerebro.

Unos años después, un estudio en la revista “Science”, confirma que la música produce una mejor conectividad entre los hemisferios izquierdo y derecho del cerebro, y entre las áreas responsables de la emoción y la memoria, más que cualquier otro estímulo. Algunas áreas del cerebro son 5% más grandes en músicos expertos que en personas con poco o ningún entrenamiento musical, y el córtex de audición en músicos profesionales es 130% más denso que en los que no son músicos. De hecho, entre músicos que empezaron sus estudios musicales en edad temprana, el cuerpo calloso puede ser hasta 15% más grande. Aparentemente el cuerpo calloso en los músicos es esencial para tareas como la coordinación de los dedos. Como con otros músculos, esta porción del cerebro se agranda para soportar la labor creciente asignada a ella.

En la publicación en línea Brain, se redacta un artículo importante por parte de la Universidad McMaster de Canadá donde se evidencia en una revista científica por primera vez la manera en que influye el entrenamiento musical en el desarrollo cerebral de los niños. El artículo muestra que el cerebro de los niños con entrenamiento musical no solo responde a la música de manera distinta que los niños sin entrenamiento, sino que mejora la memoria para otras actividades inclusive. En el lapso de un año, los niños entrenados musicalmente se desempeñaron mejor en pruebas de memoria que se relacionan con habilidades mentales como la literatura, memoria verbal, procesamiento visuoespacial, matemática y coeficiente intelectual. Los investigadores canadienses llegaron a tales conclusiones tras medir cambios en la respuesta del cerebro a ciertos sonidos en niños entre cuatro y seis años. Durante un año tomaron cuatro mediciones en dos grupos de niños – los que veían el método Suzuki y los que no tomaban lecciones de música fuera de la escuela – y descubrieron cambios en el desarrollo en períodos tan cortos como cuatro meses.

El artículo concluye: “El trabajo previo ha mostrado que el entrenamiento musical va asociado a mejoras en el coeficiente intelectual de niños en edad escolar. Nuestro trabajo explora como afecta el entrenamiento musical la manera en que el cerebro se desarrolla. Se ha demostrado que la música favorece el desarrollo cognitivo de los niños y que debe ser parte del currículo de pre-escolar y de primaria”. La música beneficia a los niños al aumentar su conocimiento en matemática y ciencia; ellos aprenden acerca de la planificación a través de la música y desarrollan el sentido del control sobre sus habilidades.

Anuncios